Oftalmologia-online
Oftalmologia-online

Desprendimiento de Retina

En el siguiente enlace puede observar una explicación gráfica y sencilla desde la causa, síntoma  tratamient de los desprendimientos de retina.

Definición:

El desprendimiento de retina es una enfermedad ocular ocasionada por la separación física  y la acumulación de líquido entre la retina y el epitelio pigmentario los cuales en condiciones normales se encuentran unidos entre sí. Como consecuencia la retina queda móvil y flotando dentro de la cavidad vítrea. En el sector de retina desprendida se afecta la nutrición normal la cual queda sin riego sanguíneo de sus capas externas, lo que  produce  una pérdida de visión de grado variable, dependiendo de la amplitud, de la zona afectada y del tiempo devolución del desprendimiento. Inicialmente, el desprendimiento puede ser localizado, pero sin tratamiento tiende a extenderse a la zona central de la retina y finalmente afectar  puede afectar a toda la retina. El desprendimiento de la retina es uno de las enfermedades más graves que puede ocurrir en el ojo, ya que amenaza seriamente la visión del paciente.

 

Causas:

La principal causa por la que ocurre un desprendimiento de retina es de forma  espontánea tras un desprendimiento de vítreo.  El centro de nuestro ojo está lleno de un gel transparente llamado vítreo, el cual está unido a la retina. Como un proceso normal del envejecimiento, el vítreo tiende a separarse de la retina, que por lo general ocurre sin causar problemas. Sin embargo, en ocasiones el vítreo se encuentra fuertemente adherido a la retina, o la retina puede presentar zonas débiles y al empezar a separarse el vítreo, ésta se puede desgarrar en uno o más sitios. Al existir una zona de ruptura en la retina el vítreo puede pasar a través del desgarro, produciéndose el desprendimiento de la retina. La incidencias de problemas en la retina tras un desprendimiento del vítreo está estimada entre el 5 al 10%. A este tipo de desprendimiento se llama desprendimiento regmatógeno.

 

Epidemiología

Se producen entre 1 a 2 de desprendimiento de retina por cada 10.000 habitantes al año.

Existen condiciones que aumentan el riesgo de padecer un desprendimiento de retina:

  • La miopía (ya que la retina es más delgada),
  • Las inflamaciones o infecciones intraoculares,
  • Los traumatismos severos,
  • Las cirugías intracoulares importantes,
  • La diabetes de larga evolución o mal controladas,
  • Los agujero maculares,
  • Algunos tumores de la coroides o de la misma retina

De esta forma  El 70% de los pacientes son personas con miopía y mayores de 50 años.

 

Clásicamente se describen 3 tipos de desprendimiento de retina, el regmatógeno, que es con mucho, el más frecuente, seguido del desprendimiento traccional y por último el exudativo.

El mecanismo del desprendimiento de retina regmatógeno es el que previamente hemos descrito. Está causado por un desgarro o rotura que afecta a todas las capas de la retina causado por un desprendimiento del vítreo.

El desprendimiento traccional se produce por la tensión que producen sobre la retina  proliferaciones fibrosas e inflamatorias anormales que se generan en el vítreo en distintas enfermedades siendo la retinopatía diabética proliferativa la más frecuente de ellas.

Los desprendimientos exudativos se originan por la exudación de líquido desde la coroides el espacio que se encuentra por debajo de la retina. Se producen en enfermedades sistémicas u  otras enfermedades oculares, como inflamación o infecciones de la coroides, tumores o anomalías de los vasos sanguíneos entre otras. El tratamiento indicado en estos casos es el de la enfermedad que causa la exudación del líquido.

Los síntomas más frecuentes en los desprendimientos de la retina son la percepción de moscas volantes, la percepción de relámpagos o destellos de luces y el déficit o alteraciones en el campo visual del paciente. Con frecuencia se describe como una zona negra que aumentan de forma progresiva. Las manchas flotantes y los destellos son muy frecuentes, sin embargo no siempre son indicadores de que haya un desgarro o desprendimiento de la retina. En ocasiones estos síntomas se presentan en los pacientes con desprendimiento del vítreo sin que esté asociado un problema en la retina. A veces,  los desprendimientos de retina cursan con pérdida repentina y súbita de la visión.

Es por esta razón que se recomienda realizar una revisión preferente en los pacientes que perciben la aparición brusca de moscas volantes asociados o no a destellos de luces. La sospecha, y el consecuente tratamiento de los desprendimientos de retina se consideran una urgencia médica y debe ser atendida de forma preferente por su oftalmólogo.

 

Por otra parte, des-afortunadamente existen desprendimientos de retina que cursan de forma asintomática y que sólo se perciben cuando afectan la zona central del ojo.

Los síntomas en los desprendimientos dependen de la localización de la zona afectada, y de la amplitud del mismo.

 

El diagnóstico se realiza en la consulta tras un cuidadoso examen hecho por su  oftalmólogo. El mismo dispone de distintos aparatos que le permiten visualizar la parte interna del ojo para detectar  los desgarros o el desprendimientos de la retina.

 

Otras pruebas que con frecuencia se realizan y que son de gran ayuda en la detección son las fotografía del fondo de ojo, la tomografía de coherencia óptica para valorar la zona central del ojo y las ecografías oculares, empleados en los casos en los que la visualización del fondo de ojo no estén dificultadas (por ejemplo sangrado, catarata densa).

 

Algunos desprendimientos de la retina son descubiertos durante un examen ocular de rutina. Por eso es importante realizar controles periódicos con su oftalmólogo.

 

Normalmente en los caso de desprendimiento de retina es preciso realizar una intervención quirúrgica. El tipo de intervención recomendada es variable, dependiendo del tipo de desprendimiento,  del estado de la retina, el tiempo transcurrido y diferentes factores. En los casos de desprendimientos de pequeño tamaño su oftalmólogo podrá recomendarle intentar de rodear el desprendimiento mediante fotocoagulación laser.

 

La Vitrectomía es en la actualidad la cirugía mas emplea para el tratamiento de los desprendimientos de retina. En esta cirugía el humor vítreo, el cual originó el desagarro y el consecuente desprendimiento es removido de la cavidad intraocular mediante su aspiración y cortado. Al mismo tiempo, durante la cirugía se realiza el drenaje del líquido que se acumula por debajo de la retina (líquido subretiniano) para permitir su posterior aplicación.

En la mayoría de las cirugías se emplea una sustancia denominada perfluoro carbono, el cual permite aplanar la retina y facilitar la aspiración del líquido subretiniano. Esta sustancia se retira en el transcurso de la cirugía.  

Para fijar la retina se realizan pequeñas quemaduras alrededor del desgarro y en l zona del desprendimiento empleando un laser. Esto origina una cicatriz entre la retina y tejido subyacente, ayudando a prevenir el re-desprendimiento.

 

En ocasiones en vez de emplear el láser, se aplica frío el cual congela la retina y  alrededores para realizar la cicatriz.  El resultado es una cicatriz que ayuda a asegurar y fijar la retina a la pared del ojo.

 

Al finalizar la cirugía  una burbuja de gas es inyectada en el espacio vítreo dentro del ojo. La finalidad de esta burbuja de gas es empujar y mantener pegada la retina a la pared posterior del ojo mientras se genera la cicatriz que es lo que permitirá que la retina se quede adherida de forma definitiva.

 

El ojo genera fluidos que progresivamente reemplazan  a la burbuja de gas mientras la cicatriz se va formando. Durante el periodo de formación de la cicatriz entre la retina y la coroides su oftalmólogo puede recomendar mantenga la cabeza en posiciones especiales durante un tiempo determinado.

En casos complejos, en algunos casos de re-desprendimiento,

 o en los que no se pueda realizar la postura post-quirúrgica, en vez de emplear gas se utiliza aceite de silicona para ayudar a mantener la retina adherida. Los principales inconvenientes del uso del aceite de silicona es que la visión se ve alterada de forma importante mientras este en la cavidad intraocular y que de ser posible la silicona tiene que ser removida posteriormente en otro procedimiento quirúrgico.

                           

Otra técnica quirúrgica frecuentemente empleada en el tratamiento de los desprendimientos de retina consiste en colocar un cerclaje. Se trata de un procedimiento mediante el cual se implanta una banda o anillo flexible y ajustable alrededor de la capa más externa de la pared del ojo, con la finalidad de alterar parcialmente la forma esférica interna del ojo  manteniendo una presión externa acercando la retina a la coroides. 

 Ocasionalmente, la vitrectomía se combina con un cerclaje escleral.

Existen otras técnicas sin embargo las mismas se emplean con menor frecuencia frente a la vitrectomía, al cerclaje o a la combinación de ambas.

El pronóstico de los desprendimientos de retina es variable dependiendo de la ubicación, la extensión y el tiempo de evolución  del desprendimiento. La mayoría de las cirugías de desprendimiento de la retina (entre un 80 y un 90 por ciento), son exitosas. El 85 por ciento de los casos responde adecuadamente tras una intervención. El 15% restante puede necesitar dos o más intervenciones.

Algunos desprendimientos de la retina no pueden ser reparados. El desarrollo de tejido fibroso (proliferación vitreoretiniana) es la razón más común para que una retina no pueda fijarse de nuevo. Si la retina no puede fijarse de nuevo a la pared del ojo, éste continuará perdiendo la visión hasta llegar a la ceguera.

Después de una cirugía exitosa de desprendimiento de la retina, la visión puede tomar muchos meses para mejorar. En algunos casos, nunca vuelve totalmente. Des-afortunadamente, algunos pacientes no recuperan ninguna visión. Entre más grave es el desprendimiento, menor es la posibilidad de que la visión regrese. Por esta razón es muy importante consultar a su oftalmólogo con regularidad, a la primera señal de algún problema con su visión.

 

Contactar y concertar una cita

Hospital San Rafael

C\ Serrano 199

28016, Madrid

Teléfono: 91 564 99 44

 

Correo electrónico:

alfredo.insausti@oftalmologia-online.es

 

Páginas Webs:

www.oftalmologia-online.es

http://www.hospitalsanrafael.es

 

Noticias

Nueva presencia en Internet
Conozca todo sobre nuestra clínica y lo más novedoso de la medicina, ahora también a través de Internet.

 

Ver todas las noticias